Masa para Crepes

  • Como Hacer Crepes

  • Masa para Crepes

  • Ingredientes Crepes

  • Crepes Dulces

  • Crepes Salados


  • "Masa para Crepes"

    Receta Masa para Crepes


    Os mostramos como preparar la masa para hacer crepes, la más tradicional y sencilla de preparar. A esta masa se le pueden agregar todo tipo de rellenos y complementos, tanto dulces como salados, porque es apta para todo tipo de crepes.

    Ingredientes para 7-8 Crepes:

    - 150 gramos de harina de repostería
    - 250 ml de leche
    - 15 ml de aceite de oliva virgen extra
    - 5 gramos de azúcar
    - 3 huevos grandes
    - Sal, una pizca

    Preparación:

    Vamos a enseñaros a hacer en casa masa de crepes y después recopilaremos varias recetas completas para hacer los crepes rellenos, con todo tipo de ingredientes. Pero antes es importante que preparéis la masa y sepáis hacerlo de forma correcta. A esta masa se le pueden añadir aromatizantes o ingredientes adicionales, pero eso ya depende del gusto de cada uno y si queréis probar nuevos sabores.

    Los crepes son ideales para servir como entrantes, como plato principal o como postre, incluso como una completa y rica merienda, gracias a que se puede rellenar de casi cualquier ingrediente o ingredientes que se nos ocurra.

    La masa básica para crepes es rápida y fácil de preparar, pero hay que tener en cuenta que esta masa necesita un tiempo de reposo desde que se prepara hasta que se puede hacer en la crepera o sartén.

    Vamos a ponernos ya con la receta para hacer nuestra masa de crepes. Empezaremos tamizando la harina y echándola en el vaso de una batidora. Agregaremos también una pizca de sal, el azúcar, los huevos y la leche, y batimos unas varillas, manuales o bien las de la propia batidora. Una vez estén bien mezclados estos ingredientes, añadiremos la harina y volveremos a batir con las varillas. Nos debe quedar una mezcla más bien cremosa y sin grumos, que guardaremos en el frigorífico durante una hora por lo menos, con lo que la masa de crepes se volverá un poco más densa.

    Cuando pase ese tiempo vamos a necesitar una crepera, un utensilio especialmente hecho para hacer crepes, o bien una sartén de las normales, aunque mejor si es antiadherente, para que los crepes se hagan bien y no se nos peguen. También vamos a necesitar un poco de mantequilla para hacer los crepes, sin sal para que no varíen el sabor de nuestra masa.

    Sacamos la masa del frigorífico y ponemos a calentar la sartén. Nosotros hemos empleado una mediana, para que los crepes no resulten demasiado grandes. Echaremos una cucharadita de mantequilla y una vez derretida, verteremos en la sartén la masa de crepes suficiente como para cubrir la superficie, con cuidado de no echar demasiada y que nos quede una crepe demasiado gorda.

    Hay que intentar que quede bien hecha por ambas caras, para lo que es suficiente con voltear cuando veamos que toma color por un lado y sacarla cuando esté igual por las dos caras. Al ser una crepe más bien fina, no la hagáis demasiado tiempo porque se os va a quedar muy hecha y pierde esa textura característica y no queda igual de agradable al comer.

    Cuando esté hecha colócala en un plato grande y haz otra, así hasta que termines con toda la masa. Mientras puedes ir preparando los rellenos de los crepes, o tenerlos preparados de antemano o bien buscarte un ayudante que vaya haciéndolo mientras tu preparas los crepes.

    Ya solo queda servirlos, rellenarlos y disfrutar de unas crepes riquísimas.