Masa para Crepes

  • Como Hacer Crepes

  • Masa para Crepes

  • Ingredientes Crepes

  • Crepes Dulces

  • Crepes Salados


  • "Masa para Crepes"

    Esta es la receta básica y sencilla para hacer la masa de los crepes, una masa que nos sirve tanto para hacer crepes salados como crepes dulces, y que se elabora de forma muy sencilla y rápida. Es una masa ideal para comenzar a preparar crepes si no se tiene mucha experiencia.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.6/5
    • 34 votos


    Receta de Masa para Crepes

    Actualización: 23/08/2017

    Os mostramos como preparar la masa para hacer crepes, la más tradicional y sencilla de preparar. A esta masa se le pueden agregar todo tipo de rellenos y complementos, tanto dulces como salados, porque es apta para todo tipo de crepes.

    Ingredientes de la receta de Masa para Crepes:

    • 150 gramos de harina de repostería
    • 250 ml de leche
    • 15 ml de aceite de oliva virgen extra
    • 25 gramos de azúcar
    • Tres huevos grandes
    • Una pizca de sal


    Preparación:

    Vamos a enseñaros a hacer en casa masa de crepes y después recopilaremos varias recetas completas para hacer los crepes rellenos, con todo tipo de ingredientes. Pero antes es importante que preparéis la masa y sepáis hacerlo de forma la correcta. A esta masa se le pueden añadir aromatizantes o ingredientes adicionales, eso ya depende del gusto de cada uno y si queréis probar nuevos sabores, pero esta masa sencilla combina bien tanto con crepes dulces como crepes salados.

    Las crepes son ideales para servir como entrantes, como plato principal o como postre, y sobre todo, que es cómo realmente se suelen tomar, como una completa merienda, gracias a que se puede rellenar de casi cualquier ingrediente o ingredientes que se nos ocurra, por lo que las versiones más dulces se suelen tomar a la hora de desayunar o merendar o de como postre, y las versiones saladas se toman normalmente como parte del almuerzo o cena.

    La masa básica para hacer crepes es rápida y fácil de preparar, no lleva mucho tiempo su preparación, pero hay que tener en cuenta que esta masa necesita un tiempo de reposo desde que se prepara hasta que se puede emplear para hacer crepes en la crepera o en la sartén, por lo que lo aconsejable es prepararla siempre con tiempo. Comenzamos ya con la receta para hacer nuestra masa de crepes, la cual te vamos a detallar paso a paso para que te salga perfecta.

    Empezaremos echando en un vaso para la batidora la leche, los huevos, el azúcar y una pizca de sal y batimos bien todos los ingredientes con unas varillas, manuales o bien las de la propia batidora. Una vez estén bien mezclados estos ingredientes, añadiremos la harina, que habremos tamizado antes para dejarla bien fina y sin grumos, y volveremos a batir con las varillas. Es mejor ir añadiendo la harina poco a poco y sin dejar de batir, así no quedan grumos en la masa para los crepes.

    Nos debe quedar una mezcla más bien cremosa y homogénea, para lo que es importante batir bien todos los ingredientes. Una vez hayamos acabado, guardaremos esta masa resultante en el frigorífico durante una hora por lo menos, con lo que la masa para crepes se volverá un poco más densa. Vamos a emplear o bien una crepera, un utensilio especial que se utiliza para hacer crepes, o bien una sartén, mejor si la misma es antiadherente, para que los crepes se hagan bien y no se peguen.

    Sacamos la masa del frigorífico y ponemos a calentar la sartén, que en nuestro caso empleamos una de tamaño mediano, para que los crepes no resulten demasiado grandes. Si quieres hacerlos más grandes puedes emplear una sartén de mayor diámetro, pero ten en cuenta que entonces te saldrán menos crepes con esta cantidad de masa que hemos preparado, que para una sartén mediana saldrán como 7 u 8 crepes aproximadamente.

    Echaremos una cucharadita de mantequilla y una vez se derrita, verteremos en la sartén una porción de la masa de crepes suficiente como para cubrir la superficie de la sartén, con cuidado de no echar demasiada y que nos quede una crepe demasiado gorda. Hay que intentar que quede bien hecha por ambas caras, para lo que es suficiente con voltear cuando veamos que toma color por un lado y sacarla cuando esté igual por las dos caras.



    Hay que intentar que nos queden las crepes más bien finas y no muy hechas, ya que no queremos que pierda su textura característica, ya que entonces y no quedaría igual de agradable al comer. A medida que se hagan la vamos colocando en un plato grande y al acabar ya podemos preparar el rellenos de nuestras crepes, que os recomendamos tenerlos preparados de antemano o bien buscarte un ayudante que vaya haciéndolo mientras tu preparas las crepes. Ya solo queda servirlos ya rellenos y disfrutar de unas crepes riquísimas.